El Arte de la Fotografia

Escombros en la Terminal

Un silencio incómodo se vivía ayer a las 18:00 horas en la Terminal de la zona 4, por la puerta norte del primer nivel era una obscuridad total que impedía el acceso sin una linterna.  En el segundo nivel siempre del lado norte desde la puerta se observaba la destrucción total de todos los locales. 

No sé cómo describir con palabras lo que expresaban los comerciantes en sus miradas, con mucha cautela por mi seguridad pero más que todo por respeto a las personas que allí estaban,  recorrí lentamente de la puerta norte a la puerta oeste, entre hierros retorcidos, persianas dobladas, mercadería carbonizada y lo que creo que era el techo hecho pedacitos en el suelo.

Se sentía el ambiente caluroso y las paredes que aún quedaban en pie estaban tibias y con cenizas, aunque el fuego estaba controlado había un humo denso que dificultaba la respiración y la visión.

De pronto se empezó a escuchar los gritos de alerta,  el fuego estaba empezando de nuevo en el área de comedores del primer nivel del lado oeste y otro más en el segundo nivel justo atrás de donde yo estaba. En su desesperación los comerciantes tomaban con trastes y guacales el agua que había en el piso y lo pasaban a cubetas para tratar de sofocar  el  nuevo incendio que empezaba a surgir. 

Afortunadamente aparecieron los héroes de cascos rojos,  llevando sus mangueras  con ayuda de todos los que allí estaban, empezaron de nuevo, el último asalto con este enemigo que perjudico a tantos guatemaltecos.

Afuera las motobombas  y ambulancias listas para cualquier emergencia, pero  igual que al principio de mi recorrido, la expresión de todas las personas seguía siendo la misma.

Las fotos que a continuación les muestro, algunas están fuera de foco y les pido disculpas por eso, pero solo les quiero compartir lo que pude capturar en un espacio tan pequeño de este gran y devastador incendio.